6 comportamientos que un CEO debe esperar de su equipo

Crear equipos de alto rendimiento no es fácil y lleva tiempo. Una vez que se ha logrado crearlo, los equipos ejecutivos de alto rendimiento comparten los siguientes 6 atributos y comportamientos:

1) Alineados con el propósito y los objetivos

El rol del CEO es articular la misión, visión y propósito de la organización. Esos elementos crean la estrella polar de una empresa, guiando las decisiones en torno a los objetivos y la estrategia general.

Pero esa visión no irá a ninguna parte a menos que el equipo ejecutivo la defienda con sus equipos y los utilice como guía en sus iniciativas. Los grandes equipos operan de acuerdo con esas expectativas de liderazgo y se hacen responsables unos a otros de esos estándares.

Priorizan los recursos para respaldar objetivos claros y compartidos y rechazan los proyectos favoritos que no están alineados. Un equipo ejecutivo se vuelve ineficaz si cada miembro está más preocupado por el éxito individual de su equipo en lugar de trabajar juntos para lograr los objetivos de la empresa. Una cultura impulsada por un propósito inspira a los empleados a trabajar al unísono con sus colegas para lograr una visión más amplia.

2) Dedicados al cliente frente a la competencia

Si bien siempre es importante comprender las capacidades competitivas, los mejores equipos ejecutivos se centran apasionadamente en cómo aportar valor a sus clientes y a los clientes potenciales, y siempre tienen curiosidad por saber lo que sus clientes intentan solucionar, lograr o evitar.

Los líderes se aseguran de que sus equipos se conecten regularmente con los clientes, escuchen sus comentarios y busquen constantemente más formas de ofrecer valor. Mantener una comunicación cercana con los clientes y escuchar sus comentarios permite a los equipos ejecutivos adaptarse e innovar para satisfacer las necesidades cambiantes de los clientes. Los clientes recompensan a las empresas que son lo suficientemente ágiles como para comprender sus necesidades cambiantes y ofrecen nuevas formas de ayudar.

3) Comprometidos con la mejora

La pandemia ha proporcionado algunos ejemplos asombrosos de ejecutivos que estaban decididos a perseverar sin condiciones. Inspiran más estos ejecutivos, que trabajan continuamente para mejorar ellos mismos y sus habilidades de liderazgo.

Los grandes equipos ejecutivos son resistentes y siempre están listos para enfrentar cualquier obstáculo. Cuando los resultados no alcanzan la meta, los equipos ejecutivos sólidos evalúan lo que se podría haber hecho de manera diferente y siguen avanzando. Un equipo que siempre se esfuerza por mejorar sirve como un sólido ejemplo para toda la empresa.

La mejora va de la mano con la responsabilidad porque, sin responsabilidad, no hay una base sobre la que construir. Los mejores equipos ejecutivos dan un paso adelante y no intentan crear narrativas falsas para proteger los egos.

4) Priorizar la integridad y la confianza

En los grandes equipos ejecutivos, la integridad y la confianza encabezan la lista de expectativas de liderazgo. Los ejecutivos de alta integridad están comprometidos y alineados con los valores fundamentales de la empresa, incluso cuando no es conveniente. Los compañeros de trabajo y los clientes están observando para asegurarse de que el equipo de liderazgo haga lo que dijo que haría, especialmente cuando los tiempos se ponen difíciles. Una cultura de transparencia y honestidad crea un ambiente de confianza donde los empleados prosperan.

5) Colaboran multifuncionalmente

Los buenos ejecutivos hacen preguntas y están dispuestos a aprender de los demás. Colaboran de manera interfuncional, uniendo a personas de toda la empresa para que se alineen y trabajen en pos de sus objetivos compartidos. Y escuchan para comprender más que para inyectar sus propias creencias.

Estos ejecutivos tampoco se esconden de las críticas. Crean espacio para el feedback constructivo y trabajan para combatir el sesgo de confirmación, buscando aprender desde diversas perspectivas en lugar de confirmar sus propias creencias.

6) Comunican con respeto

Los mejores equipos de liderazgo, aquellos que pueden recuperarse de tiempos difíciles y desacuerdos, están en comunicación constante. No lo dejan al azar.

En lugar de permitir que no se digan palabras importantes, los ejecutivos expresan lo que piensan y sienten tanto ante el CEO, como ante los compañeros ejecutivos y los empleados. Son claros y directos, sin ser groseros ni degradantes. Al hacerlo, los demás tienen la oportunidad de expresarse libremente, lo que estimula la innovación y la creatividad de los empleados en todos los niveles.

Las expectativas de liderazgo de un CEO ante su equipo ejecutivo se pueden resumir en: yo dirijo con el ejemplo y tú también deberías hacerlo. Cuando los directores ejecutivos predican con el ejemplo y mantienen estas expectativas para su equipo, tendrán un equipo honesto y orientado a objetivos que se comunica, escucha, colabora y tiene un fuerte compromiso con el cliente. Este tipo de equipo tiene un espíritu que afectará a cada empleado. Y esa es una fórmula ganadora para cualquier empresa.

Este artículo se publicó primero es Vistage US. Puedes leer la versión original en inglés aquí.